.
.

CARA – CIUDAD ROMANA (Santacara)

Cara - Vista general

Localización Cara - Ciudad romana En el solar de lo que hoy es Santacara existió ya en la Edad del Hierro un poblado u oppidum que ocupaba el promontorio del Monte San Pedro. El poblado prerromano era uno de los más importantes y extensos de los encontrados en Navarra. Se calcula que su extensión llegó a las 7-8 Has. Este poblado recibió tempranamente la influencia de la romanización. Se fue convirtiendo en una de las más importantes ciudades romanas que hubo en lo que hoy es Navarra. El yacimiento arqueológico está declarado Bien de Interés Cultural desde el año 1.993.
La ciudad romana se estableció junto al oppidum de la Edad del Hierro. Los hallazgos romanos se superponen al anterior poblado y ocupan buena parte de la terraza fluvial del río Aragón. La Santacara actual a su vez está levantada en parte sobre la romana. De hecho, el nombre de la localidad es una cristianización del nombre de la ciudad romana: Cara.
La ciudad de la Edad del Hierro toma contacto con los romanos posiblemente desde las campañas de Catón en tierras de los suessetanos en el siglo II a.C. En esta zona del tramo medio del Aragón se dio una intensa romanización más tempranamente que en Pompaelo o Andelos, debido a su
proximidad a la vía de penetración que es el Ebro y la cercanía de importantes ciudades cercanas, como Caesaraugusta (Zaragoza), Iaca (Jaca) y Calagurris (Calahorra). Los hallazgos en Cara muestran una ciudad plenamente romanizada antes del cambio de era.
Plinio, en el siglo I d.C., cita a los carenses como una de las ciudades estipendiarias, es decir, de las que pagaban impuestos a Roma. Se encontraba en una de las vías más importantes que atravesaban este territorio, la que unía Caesaraugusta y Pompaelo.




Las excavaciones sistemáticas en Santacara empezaron en 1.974. Los indicios previos de la existencia de la ciudad romana eran claros. Desde el siglo XVII se habían localizado varios miliarios y otras fuentes epigráficas donde se mencionaba la ciudad de Cara. Además en muchas casas de la localidad se habían reutilizado sillares y elementos de origen romano. Un hallazgo fundamental para impulsar las excavaciones fue el hallazgo por un vecino de la localidad de un capitel corintio de cuidada factura. Eso llevó a pensar en la existencia de un edificio de carácter monumental en el solar donde apareció el capitel. Se realizaron siete campañas de excavación que sacaron a la luz buena parte de la ciudad romana.
Cara - Restos de edificio romano con columnas Las expectativas se cumplieron. Apareció un edificio de época republicana. Este edificio en un momento dado se destruyó y sobre él se construyó un edificio que por los hallazgos encontrados debió ser un templo dedicado al culto imperial. En las excavaciones se localizó un sillar con los restos de unos pies de bronce calzados que debieron pertenecer a un personaje togado. En la misma pieza se conservaban las piezas de plomo para la sujeción de una segunda figura. Es un pedestal sobre el que, en su día, había dos estatuas en bronce de personajes ilustres de Cara representados a tamaño natural. La pieza se encuentra hoy expuesta en el Museo de Navarra.
En este mismo edificio de culto se encontró una cabeza masculina de mármol perteneciente a un hombre de mediana edad que es una de las mejores piezas escultóricas romanas aparecidas en Navarra. También se encontró otro capitel corintio igual al encontrado anteriormente. Los dos capiteles y el busto también están depositados en el Museo de Navarra.
Cerca de este primer edificio cultual se hallaron restos de otro edificio de estructura semejante al primero y próximo al mismo. Por las cenizas y trozos de viga quemados encontrados parece que ambos edificios fueron destruidos por un incendio. Se estima la cronología de estos edificios en el siglo I y comienzos del II d.C.
También se encontraron ruinas de edificios que debieron tener función industrial o artesanal, con grandes hornos. Una pieza muy interesante hallada en las excavaciones es un capitel a medio hacer, que acredita de la existencia en la ciudad de Cara de un taller de cantería.
Entre los restos que hoy podemos visitar destaca la calle principal de la ciudad (cardo). Estaba enlosada y tenía amplias aceras pavimentadas con piedra. Desciende hacia el río y parece que se adapta a la estructura del poblado prerromano. Se conservan grandes piedras sobreelevadas que cruzan la calle en varios puntos y que servían para cruzar la calle en época de lluvias.
 
Cara - Calle enlosada de la ciudad romana - Santacara 
Otros hallazgos interesantes fueron una gran mansión del siglo I d.C parcialmente excavada y unas amplias estancias pavimentadas con opus signinum con decoración geométrica.
Las casas prerromanas se cimentaban sobre un zócalo de piedra y los muros se levantaban con adobes. Las casas romanas tenían una construcción más solida, utilizándose para su alzado el sillarejo unido con barro. Las techumbres estaban cubiertas con tejas. Los pavimentos eran de tierra batida principalmente, si bien en algunos edificios se encontraron suelos de lajas de piedra o de ladrillos en espiga, es decir, de canto y yuxtapuestos en ángulo.
Ciudad romana de Cara - Muralla Como elementos defensivos destaca un amplio paramento de muralla en la parte del yacimiento más cercana al paseo.
La ciudad tuvo su momento de máximo esplendor en los siglos I-II d.C. Es cuando ocupó su máxima extensión que se calcula entre 16-18 Has. Cara era un importante cruce de caminos. Su situación cerca del Ebro y en la vía que unía Caesaraugusta y Pamplona favorecían su integración en las corrientes comerciales. Las cerámicas de importación procedentes de Italia y Galia halladas en la excavación son muestras de este comercio. Por los miliarios encontrados (mojones de piedra que señalizaban los caminos) sabemos que Cara era la milla cero para las comunicaciones del territorio de su influencia.
En el siglo III comenzó la decadencia de la ciudad. En esta época la ciudad había perdido buena parte de sus habitantes y debía afrontar los tiempos revueltos que vinieron a partir de finales del siglo III d.C. Cara siguió habitada hasta mediados del siglo IV d.C.
Gracias a los restos epigráficos han llegado hasta nosotros los nombres de varios carenses. Destaca entre ellos Postumia Nepotiana, que fue sacerdotisa del culto imperial en Tarraco (Tarragona), la capital de la provincia romana entre 150 y 180 d.C. No sería de extrañar que Postumia hubiera sido también sacerdotisa en los templos excavados en Cara y hubiera realizado sus cultos y rituales en este lugar de la Zona Media de Navarra.
IR A MAPA DE RUTAS ARQUEOLÓGICAS


















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda de rutas

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.000 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.