.
.

DOLMEN DEL PORTILLO DE LAS CORTES - Aguilar de Anguita - Guadalajara

El dolmen del Portillo de las Cortes se encuentra cerca de Aguilar de Anguita, en la provincia de Guadalajara, a poco más de una hora en coche desde Madrid. Para llegar al dolmen tendremos que coger la pista de tierra que a la salida del pueblo lleva a la ermita de la Virgen del robusto. La pista se encuentra en buen estado, apta para cualquier turismo (diciembre 2015). Si no queremos meter el coche por la pista de tierra sólo tendremos que dar un paseo de 20 minutos para llegar al dolmen, ya que el monumento funerario prehistórico está a poco más de kilómetro y medio del pueblo. Mapa de localización en este enlace.

El Marqués de Cerralbo
El dolmen se encuentra a 265 metros al noreste de la ermita de la Virgen del Robusto, en medio de un campo de cultivo. El dolmen del Portillo de las Cortes es el más importante de la provincia de Guadalajara. Este gran monumento funerario prehistórico fue descubierto por el Marqués de Cerralbo en 1912. Cuando lo excavó encontró enterrados aquí 35 cadáveres. Junto a los cadáveres aparecieron pequeños útiles líticos, microlitos, que llevan la datación de esta tumba prehistórica al siglo IV antes de Cristo, hacia el 3000 a.C. Esta datación convierte al dolmen del Portillo de las Cortes en uno de los más antiguos de España lo que acrecienta su valor patrimonial.

El dolmen del Portillo de las Cortes
El dolmen del Portillo de las Cortes conserva la cámara funeraria que está precedida por un corredor de 7 metros de largo. Las cubiertas se han perdido pero se supone que estaban realizadas con falsa cúpula construida por aproximación de piedras.

Cámara funeraria
Otra característica importante de este dolmen es que se encontraron grabados en una de las piedras principales de la cámara funeraria. Se han interpretado como la representación esquemática de un pequeño antropomorfo entre dos ciervos. Cuando visite el dolmen ya no se apreciaban estos grabados, seguramente perdidos debido a la exposición a la intemperie del gran megalito en el que se encontraban.

Grabados en uno de los megalitos
El dolmen del Portillo de las Cortes es un monumento prehistórico de gran importancia y digno de ser conservado y puesto en valor. Desgraciadamente, cuando lo visité (diciembre de 2015) no estaba ni siquiera señalado desde el pueblo ni desde la carretera cómo poder llegar a visitar esta muestra patrimonial que dejaron nuestros antepasados. Ójala esto se corrija en el futuro ya que cada vez somos más los interesados en conocer las huellas de los que nos precedieron y máxime en este tipo de monumentos funerarios que están enraizados en la más honda espiritualidad del hombre y son muestra de su sentido de la trascendencia.

Bibliografía: Primitiva Bueno, Rodrigo Balbín, J.Javier Alcolea, Rosa Mª Barroso, Pedro J. Jiménez, Alfonso Cruz: "Hallazgos de arte megalítico en la provincia de Guadalajara: Portillo de las Cortes (Aguilar de Anguita)"


CAMPAMENTO ROMANO DE LA CERCA - Aguilar de Anguita - Guadalajara

El campamento romano de La Cerca se encuentra próximo a la conocida localidad de Medinaceli pero ya en tierras de Guadalajara. El yacimiento arqueológico se ubica a la derecha de la carretera que une Aguilar de Anguita con Anguita. Es conocido como La Cerca por la impresionante muralla conservada que rodea su perímetro y que alcanza casi el kilómetro y medio de extensión. Tal es la importancia de los restos de muralla conservados que se pueden apreciar incluso desde Google Maps. En este enlace tienes la localización del campamento romano de La Cerca y puedes ver lo que te acabo de comentar. 
El campamento de La Cerca ocupa una posición estratégica asentado sobre un cerro amesetado que domina la comunicación del valle del río Tajuña con el valle del Tajo. Esta poderosa instalación militar romana se encontraba dentro del territorio del pueblo celtíbero de los lusones sin duda con el fin de controlar la zona y a las poblaciones indígenas.
El campamento romano fue descubierto por el Marqués de Cerralbo en 1912 y fue este pionero de la arqueología española el que puso al descubierto todo el recinto de la muralla que hoy no hace más que impresionar a cualquier amante de la arqueología que se acerque a ver el yacimiento arqueológico.
Hay varias teorías sobre el origen del campamento de La Cerca. Schulten lo data hacia el 195 a.C. cuando Catón se dirigía a la ciudad celtibera de Segontia (actual Siguenza). Otra teoría lo data en la primera guerra celtiberica (181-179). Según Jorge Sánchez-Lafuente el campamento romano de La Cerca no sólo participaría en los ataques contra la ciudad celtíbera de Segontia sino también contra todos los castros celtíberos existentes en la zona. Como conclusión de estas teorías podemos decir que es un campamento romano republicano levantado en los primeros tiempos de la conquista de la Península Ibérica por los romanos.
De lo que no hay duda es que el campamento debió tener gran importancia debido a su extensión y a la poderosa construcción de las murallas. El campamento alcanza las 12 hectáreas de superficie y en el se alojarían miles de soldados. La muralla alcanza e incluso supera los 2 metros de grosor. En algunos puntos se pueden apreciar contrafuertes de la muralla o de posibles torres. En algunas zonas la muralla se adapta desnivel el terreno que también es aprovechado de manera defensiva.
Habría que imaginar la desesperación de los celtíberos cuando vieron que en su territorio se instalaban miles de soldados romanos en este gran campamento que serviría de base a las tropas que les arrebatarían su libertad. De hecho, las últimas excavaciones han acreditado que anteriormente, en el mismo lugar donde hoy está el campamento, hubo un poblado celtíbero, probablemente una de las primeras víctimas de los recién llegados. Tiempos duros sin duda.
El campamento romano de La Cerca, a pesar de su importancia patrimonial, no está señalizado (diciembre 2015). Para visitarlo tendremos que dejar el coche en la pista de tierra que pasa al este del cerro amesetado donde se encuentra el yacimiento arqueológico. Desde allí habrá que superar el desnivel del cerro y pronto llegaremos al perímetro defensivo que te recomiendo recorrer en su totalidad para que te hagas una idea de la importancia y extensión del campamento romano.
La excursión arqueológica para conocer el campamento romano de la cerca se puede completar visitando el dolmen más importante de Guadalajara el dolmen del Portillo de las Cortes que se encuentra a unos 3 kilómetros el campamento romano. Tienes más información en este enlace.

Bibliografía: Jorge Sánchez-Lafuente "Aportaciones al estudio del campamento romano de La Cerca"


EJECUTADOS EN LA PLAZA DEL CASTILLO DE PAMPLONA HACE 1.800 AÑOS

Ejecutados en la plaza del Castillo (Foto: ver bibliografía)
La Plaza del Castillo es el centro neurálgico de Pamplona. Es el lugar de reunión, de paseo, de encuentro, donde igual te puedes tomar un helado que escuchar un concierto o comer placidamente en alguna de sus terrazas. Pero también es un espacio que guarda historias desconocidas para la mayor parte de los habitantes de Pamplona y para los miles de turistas que la visitan cada año. En otro artículo ya tratamos sobre el importante cementerio musulmán que ocupaba gran parte de la plaza (aquí el enlace al artículo). En este nuevo artículo seguimos hablando de muertos.

El subsuelo de la Plaza del Castillo escondía una historia dramática que ha sido en parte desentrañada por los arqueólogos que excavaron en la plaza cuando se hizo el aparcamiento. Hoy es difícil imaginar en un día cualquiera, con niños correteando alrededor del kiosko del centro de la plaza o con las terrazas abarrotadas de gente, que hace dos mil años asesinaron aquí a cinco hombres cuyos cadáveres aparecieron enterrados en una pequeña fosa encontrada a una decena de metros de la estatua de Carlos III el Noble.

Los cadáveres aparecieron sin ajuar alguno y uno de ellos, por la posición de los brazos, había sido enterrado con las manos atadas a la espalda. A este detalle se sumaba el hecho de la posición desordenada de los cuerpos. Los cadáveres habían sido tratados sin ningún miramiento. Fueron tirados a la fosa sin ceremonia funeraria alguna. Habían sido ejecutados.

Ejecutados en la plaza del Castillo (Foto: ver bibliografía)

¿Cómo mataron a estos hombres? ¿Cuál fue su delito? Los esqueletos no han dejado muestra de cómo fueron ejecutados. Pero eso no significa que no se puedan sacar algunas conclusiones.

Generalmente en tiempos del Imperio Romano las ejecuciones solían ser macabras, lo que producía en muchas ocasiones fracturas de huesos que aquí no se han podido determinar. Por otra parte los enterramientos han sido datados entre los siglos II y IV d.C. En esos siglos en la Plaza del Castillo estaban un funcionamiento unas importantes termas. Es decir, el lugar no era un cementerio. Esto ha llevado a los arqueólogos a hacer una interesante hipótesis. El hecho de que en los cadáveres no haya marcas de tortura y que fueron enterrados cerca de estas termas, puede deberse a que los verdugos no quisieran dar poca publicidad a las ejecuciones. Puede ser que los muertos fueran personajes queridos por la gente de la ciudad romana de Pompelo, líderes del pueblo, y que las autoridades decidieran acabar con ellos de manera discreta y rápida para evitar desórdenes. Los arqueólogos llegan a sugerir otra posibilidad: que los ejecutados lo fueran debido a las persecuciones a cristianos que se dieron durante parte del Imperio Romano. En la época en que están datados los cadáveres fueron abundantes los mártires que perdieron la vida por seguir la doctrina de Cristo. Que duda cabe de que en este caso es muy posible que la ejecución no fuera popular y que se hiciera en secreto para evitar posibles revueltas de los seguidores de los ejecutados.

Ejecutados en la plaza del Castillo (Foto: ver bibliografía)
También el turbio asunto podría deberse a un asesinato donde no tuvieran que ver las autoridades. Un asesinato quizás para robar a este grupo de hombres. Podría tratarse también de un ajuste de cuentas. El enterramiento precipitado junto a las termas podría buscar simplemente el hacer desaparecer rápidamente los cadáveres.

En la Plaza del Castillo hay plantados árboles que suavizan el predominio del cemento en la plaza más importantes de Pamplona. Uno de los árboles es especial. No porque se diferencie de los demás en el porte o en su belleza. Se levanta en el lugar donde fueron enterrados estas cinco víctimas de tiempos pasados. Este árbol recuerda la vida que no llegaron a disfrutar aquellos hombres que con su dramática historia nos recuerdan la crueldad que el hombre puede cometer contra sus semejantes y que, desgraciadamente, no ha cambiado en 2.000 años.

Los siglos guardan el misterio de la causa de la muerte de los cinco hombres de la Plaza del Castillo. Tampoco sabremos nunca si fueron condenados por las autoridades de Pompelo, si fueron unos malhechores, unos mártires cristianos o las simples víctimas de un poder despótico. En caso de ser asesinados, nunca sabremos tampoco si los autores pagaron su crimen. Pero lo cierto, es que viendo las fotos de la excavación, con la trágica imagen de los esqueletos con las bocas abiertas en amargo rictus, es difícil no sentir pena y horror por el destino de estas cinco personas anónimas. Y quizás, conociendo esta triste historia, un escalofrío recorrerá nuestra espalda la próxima vez que paseemos tranquilamente por la Plaza del Castillo.


Bibliografía:
-
José Antonio FARO CARBALLA - María GARCÍA‐BARBERENA UNZU: “UN CASO DE AJUSTICIAMIENTO EN POMPELO” - Cuadernos de Arqueología - Universidad de Navarra 18, 2010, págs. 317‐330




MUSEO Y YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DE AMBRONA - Soria



El yacimiento arqueológico y paleontológico de Ambrona es uno de los yacimientos de la Prehistoria más importantes de la Península Ibérica. Se encuentra en el sureste de la provincia de Soria, a kilómetro y medio del pequeño pueblo de Ambrona que a su vez se encuentra cerca de la conocida localidad de Medinaceli.

En el yacimiento de Ambrona se encontró a finales del siglo XIX un cementerio de grandes elefantes antiguos (Palaeoloxodon antiquus), un enorme animal que podía llegar a medir 4 metros y medio de altura y pesar 8 toneladas de peso. También se encontraron restos de otros animales (ciervo, uro, caballo, rinoceronte, etc), pero el predominio de los elefantes, con restos de casi medio centenar de ejemplares hace a este yacimiento único. Estos animales murieron hace 400.000 años y su carne aprovechada por el hombre prehistórico que en ese momento ocupaba estas tierras, el Homo heidelbergensis, el mismo que habitó el famoso yacimiento de Atapuerca.
El yacimiento de Ambrona está perfectamente indicado en la carretera, y consta de tres unidades divulgativas. Por una parte un pequeño museo donde podemos ver huesos de elefantes antiguos y de otros animales que aquí fueron encontrados, además de una muestra de las herramientas líticas que usaron los cazadores prehistóricos para despedazar a los animals. Cerca del museo también encontramos una espectacular reproducción a tamaño real de un elefante antiguo, uno de esos gigantes que habitaron estas tierras en el Paleolítico inferior. 
Museo de Ambrona
Y la parte más interesante del yacimiento, lo que lo hace realmente único, es la conservación in situ de los restos de los elefantes tal como se encontraron en el yacimiento. Fue un gran acierto conservar parte de los de los hallazgos en el mismo lugar en que se hallaron y así dar un valor patrimonial singular al lugar. 
Huesos de elefante antiguo en Ambrona
¿Cómo se formó este cementerio de elefantes? Recuerdo que mi padre me llevó hace años a visitar el Museo Arqueológico Nacional, en Madrid. Lo que más llamó la atención al chaval que era yo entonces, fue una maqueta que representaba la caza de esos grandes elefantes en Ambrona. En la maqueta se veía como los hombres prehistóricos llevaban hasta una zona enlodada a los elefantes, azuzándoles con largas lanzas y con antorchas encendidas. Una vez dificultada su movilidad al quedar atrapados en el barro los cazadores daban fin a sus presas a lanzazos y pedradas. La maqueta ya no está expuesta en el Museo Arqueológico Nacional. Quizás se deba a que la teoría más seguida actualmente no es la de la caza de los grandes herbívoros por parte del hombre. Ahora se piensa que el cementerio de elefantes se formó tras la desecación de la pequeña laguna que existía en el lugar. En las épocas de sequía, la laguna se secaba produciendo la mortandad entre los elefantes que allí acudían a beber. Luego serían carroña aprovechada por el Homo heidelbergensis. 
Herramientas líticas usadas por el hombre prehistórico en Ambrona
Cazados o como carroña los elefantes abastecieron de carne en abundancia a los hombres prehistóricos de la zona. Hoy, ante la vista de los grandes colmillos de 400.000 años de antigüedad y ante la visión de la gran reproducción del elefante antiguo, en estas soledades de Soria, no es difícil sentirse un poco más cerca de esos titubeantes inicios de la raza humana donde la supervivencia de un ser mucho más débil y pequeño que estos todopoderosos herbívoros, pudo producirse gracias a la adaptación y a la inteligencia, capacidades que de alguna manera nos han llevado a ser lo que hoy somos.
Podemos completar la excursión a Ambrona visitando la reproducción del túmulo prehistórico de la Peña de la Abuela, un curioso enterramiento donde se usó el fuego para sellar la tumba. En este enlace tienes un artículo y un vídeo sobre la Peña de la Abuela.


Localización del dolmen del Portillo de las Cortes




EL TÚMULO DE LA PEÑA DE LA ABUELA - Tumba prehistórica - Ambrona - Soria


La Peña de la Abuela es el curioso nombre de un enterramiento prehistórico que se encontró cerca de Ambrona, municipio de la provincia de Soria. Debido a la importancia del hallazgo a la entrada del pequeño caserío de Ambrona se construyó una reproducción del túmulo de la Peña de la abuela.

En la reproducción podemos ver las dos fases del enterramiento. Primero los restos humanos se depositaron en una rústica estructura circular, a modo de cabaña de piedra caliza. Posteriormente a esta estructura se le dio fuego durante días, transformándose así la piedra en cal, al estilo de las caleras que hasta hace relativamente pocas décadas se usaban en el medio rural. La gruesa capa de cal formada por el incendio continuado de la estructura funeraria hizo una costra protectora sobre los restos humanos, sellando el enterramiento. Sobre la capa de cal se depositaron posteriormente nuevas piedras y se completó el enterramiento con un menhir colocado en lo alto del túmulo. Este curioso procedimiento de protección y sellado de los restos humanos enterrados, hacen a este túmulo excepcional dentro de la arqueología de la Península Ibérica. 
El enterramiento de la Peña de la abuela se ha datado entre el Neolítico y la Edad del Bronce, es decir tiene más de 4.000 años de antigüedad. En la reproducción del túmulo que se ha levantado en Ambrona podemos apreciar tanto la primera estructura de enterramiento como el túmulo final coronado por el menhir. De esta segunda y definitiva estructura de enterramiento se ha hecho un corte donde podemos apreciar la capa de cal que sella el yacimiento debajo del túmulo de piedras colocado encima.
La reproducción del túmulo de la Peña de la Abuela no está indicada en la carretera, al menos cuando visite el lugar en verano de 2015, por lo que lo mejor es preguntar en el pueblo sobre su ubicación. En el túmulo había dos paneles explicativos, pero uno de ellos era ilegible, la intemperie lo había arruinado. En esta foto reproduzco el que era legible. En el mismo podemos ver una foto de la gruesa capa de cal que encontraron los arqueólogos cuando excavaron el túmulo original. 
Alguno se preguntará a qué se debe el curioso nombre de Peña de la abuela. Es debido a la forma que tenía el menhir original que coronaba la estructura, que recordaba a una mujer anciana. 
Si nos hemos acercado Ambrona a visitar el tumulo la reproducción del tumulo de la Peña de la abuela no podemos dejar de acercarnos al yacimiento arqueológico paleontológico de Ambrona, un cementerio de elefantes prehistóricos que está considerado uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del Paleolítico Inferior de la Península Ibérica. En este enlace tienes más información sobre elmismo.

Localización del Campamento romano de La Cerca



En esta foto se pueden apreciar las murallas del campamento romano de la cerca desde Google Maps



Búsqueda de rutas